Comunicaciones

Comunicado de la Rectoría sobre el desarrollo de las actividades académicas del segundo semestre

  • Martes, 07 Julio 2020 11:01

Apreciados estudiantes y padres de familia

Apreciados estudiantes y padres de familia “La escuela puede inculcar actitudes frente a la debilidad y a la impotencia que den cuenta de que ser débil no es vergonzoso y de que necesitar a los demás no es indigno de un hombre; también puede enseñar a los niños que tener necesidades o considerarse incompletos no son motivos para sentirse vergüenza sino ocasiones para la cooperación y la reciprocidad”[1]

La Universidad de Santander desea y confía en que las condiciones de salud y bienestar de todos ustedes sean las mejores posibles para esta época en la cual, por la situación de salud que atravesamos como humanidad, hemos tenido que asumir retos, cambios y adaptaciones que han implicado poner en pos de la vida, el cuidado y la educación todos nuestros talentos y nuestra capacidad para convertir dificultades en oportunidades para imaginarnos y construir un presente y un futuro más propicio para una sociedad más educada, sostenible y propicia para el bienestar colectivo.

En virtud de lo anterior, la Universidad quiere comunicarle a los estudiantes y a sus familias que en el marco del cuidado y del derecho inalienable a la educación, desde hace varios meses ha venido trabajando de la mano de profesores, empleados administrativos y autoridades locales y departamentales en la puesta a punto de las condiciones necesarias que, en consonancia con las disposiciones emitidas por el Gobierno nacional, nos permitan como institución educativa continuar con las actividades académicas relacionadas con la docencia, la investigación y la extensión.

Así las cosas, el segundo semestre del año 2020 la Universidad de Santander adoptará para sus programas académicos de pregrado y posgrado una modalidad híbrida que, al combinar la presencialidad y la virtualidad, combina las fortalezas institucionales en la educación virtual, la cualificación profesoral que ha venido desarrollándose desde hace algunos meses, y la mejora en de la infraestructura tecnológica, pedagógica y educativa que se ha incrementado en los últimos tiempos.

La modalidad híbrida es “la combinación de métodos de enseñanza tradicionales ‘cara a cara’ con actividades virtuales”[2], es decir, esta es una modalidad que permite combinar las potencialidades y ventajas de la educación virtual con las dinámicas y fortalezas de la educación presencial, aprovechando el potencial de las tecnologías de la información y la comunicación, la capacidad pedagógica y didáctica de los profesores, y destinar los encuentros presenciales sólo para aquellas actividades que sean estrictamente necesarias para el desarrollo de las competencias y de la calidad educativa de los programas.

En síntesis, esta modalidad le permitirá a “los profesores y estudiantes comunicarse en una serie de niveles que anteriormente no estaban disponibles en sesiones exclusivas en el salón de clases. En muchos sentidos, el profesor es ahora más accesible para el estudiante con la ayuda de las tecnologías de la información y la comunicación. En síntesis, el aprendizaje híbrido ofrece los beneficios del aula de clase con las ventajas del aprendizaje individualizado, lo cual ayuda a lograr un rango más amplio de necesidades estudiantiles”[3] (Annetta, L.; Folta, E.; Klesath, M.; 2010, p. 153).

Como preparación para esta modalidad, la Universidad de Santander ha realizado algunas inversiones y diseño de estrategias para que la salud y la educación con calidad vayan de la mano, las cuales se enuncian a continuación:

  1. La Universidad adquirió una nueva plataforma tecnológica -Big Blue Button- para la interacción entre estudiantes y profesores que, al estar diseñada exclusivamente para procesos educativos, permite garantizar estabilidad en la conexión y mejorar la comunicación entre estudiantes y profesores.
  2. En este momento la institución se encuentra capacitando a profesores, decanos y directores de programa no sólo en el manejo de dicha plataforma, sino emitiendo orientaciones que mejoren y fortalezcan las competencias pedagógicas y didácticas para que los estudiantes alcancen con altos estándares de calidad los propósitos de formación de los programas.

Con base en lo anterior, la modalidad híbrida que implementará la Universidad para sus programas académicos, implicará contar con tres tipos de cursos:

  • Cursos teóricos. Son definidos como tal aquellos cursos que no contemplan la realización de actividades prácticas o aquellos cursos en los cuales estas actividades pueden ser desarrolladas en ambientes virtuales. Estos cursos serán ofertados y desarrollados en su totalidad con apoyo de ambientes y herramientas virtuales, razón por la cual la interacción entre estudiantes y profesores será dada a través de la plataforma Big Blue Button y de las aulas extendidas en Moodle.
  • Cursos teórico-prácticos. Son aquellos cursos para los cuales se tiene previsto un componente dedicado al desarrollo de ejercicios prácticos de experimentación, comprobación o desarrollo de habilidades específicas, y que son desarrollados en ambientes internos o externos a la Universidad de Santander (laboratorios, escenarios clínicos, espacios judiciales, fincas, construcciones, oficina, entre otros). Para estos cursos, la Universidad ha dispuesto que:
  • La presencia de los estudiantes en escenarios de práctica debe ser programada cuando sea estrictamente necesario y cuando las competencias a desarrollar no puedan ser logradas a través de herramientas y medios virtuales.
  • La programación de los grupos, así como el número de estudiantes y tiempos de permanencia en las actividades prácticas deberá estar siempre en concordancia con los protocolos de bioseguridad en relación con aspectos como el distanciamiento social y las medidas de higiene y bioseguridad previstas en los mismos.
  • Entre cada actividad práctica deberá disponerse de un intermedio de no menos de 20 minutos con el objetivo de higienizar los espacios utilizados.
  • En caso de ser posible, y siempre conservando la calidad y coherencia curricular, pedagógica, evaluativa y disciplinar, la Universidad programará en la primera parte del semestre el componente teórico (desarrollado en su totalidad en ambientes virtuales) y en la segunda parte del mismo el componente práctico.
  • Cursos prácticos. Son aquellos cursos que están diseñados para ser desarrollados completamente en ambientes prácticos, bien al interior o al exterior de la Universidad. Para la programación y desarrollo de estos cursos es necesario acoger de manera rigurosa los protocolos de bioseguridad definidos al interior de la Universidad o en la institución o escenario donde se realice la práctica, y deberán ser tenidos en cuenta de manera especial los siguientes aspectos:
  • La programación de los grupos, así como el número de estudiantes y tiempos de permanencia en las actividades prácticas deberá estar siempre en concordancia con los protocolos de bioseguridad en relación con aspectos como el distanciamiento social y las medidas de higiene y bioseguridad previstas en los mismos.
  • Entre cada actividad práctica deberá disponerse de un intermedio de no menos de 20 minutos con el objetivo de higienizar los espacios utilizados.

Con el objetivo del desarrollo de estas actividades académicas, y como ya se anunció líneas atrás, la Universidad desarrolló un protocolo de bioseguridad y cuidado que fue remitido a las autoridades locales y que garantiza el estricto cumplimiento de las disposiciones nacionales relacionadas con la prevención de la transmisión del COVID-19. Este protocolo fue elaborado con la asesoría de un grupo de expertos profesores y profesionales de la salud de la Universidad, y teniendo en cuenta buenas prácticas dadas en varios territorios e instituciones del país.

En desarrollo de este protocolo la Universidad de Santander se encuentra realizando adecuaciones locativas y puesta a punto de todos los espacios físicos de la Universidad para que estudiantes, profesores, empleados administrativos y demás personas que hagan presencia en la institución puedan frecuentemente desinfectarse y cumplir con el distanciamiento social.

Finalmente, la Universidad se encuentra de manera permanente evaluando estrategias para que desde lo académico, el cuidado de la salud, el bienestar, lo administrativo y lo financiero, las actividades académicas puedan ser desarrolladas durante el segundo semestre del año con el menor número de traumatismos posibles, buscando favorecer y promover la permanencia estudiantil siempre en el marco de un compromiso institucional con la calidad y el cuidado indispensable.


[1] Martha Nussbaum, M. (2010) Sin fines de lucro. Por qué la democracia necesita de las humanidades. Buenos Aires, Katz, p. 74. 
[2] Davis, H.C., Fill, K. (2007). Embedding blended learning in a university’s teaching culture: experiences and reflections. Br. J. Educ. Technol. 38(5), 817–828.
[3] Annetta, L.; Folta, E.; Klesath, M. (2010) V-Learning. Distance Education in the 21st Century Through 3D Virtual Learning Environments. New York, Springer, p. 153.

Jaime Restrepo Cuartas 
Rector General


Publicado en Comunicaciones

Últimas Noticias


Image
#LaCalidadNosUne
Image
Servicios
Sistema Génesis Sistema GALILEO Directorio Telefónico